Gato Himalayo – Origen, características, enfermedades y personalidad

El gato himalayo, fue originalmente un cruce entre el gato persa y el gato siamés. Debido a su pelo largo y su morfología, el gato himalayo requiere cuidados especiales para mantener su belleza y esplendor natural. Si tiene uno o está considerando adoptar uno, necesita saber cómo cuidarlo. En este artículo le asesoraremos sobre el cuidado del gato himalayo, siempre en relación a sus características específicas.

Origen del Gato Himalayo

Originario de Inglaterra, la raza del gato himalayo nació del cruce entre un gato siamés y un gato persa. La marca distintiva en su rostro también le ha valido el nombre de «persa enmascarado». Para algunos, el gato himalayo es una raza por derecho propio, mientras que, para otros, es solo una variante específica del gato persa.

Características del Gato Himalayo

El gato himalayo, es un gato de tamaño mediano a grande con un cuerpo corto. Sus patas son cortas y robustas, y su estructura ósea es fuerte. El cuerpo del gato himalayo es bastante corto y fuerte, tiene un pecho y espalda anchos.

Su cola es gruesa y tupida, equilibrada con el resto de su cuerpo. El peso de esta raza relativamente rara es impresionante; el macho pesa hasta 10 kg, las hembras hasta 8 kg. Tiene una cabeza redonda, nariz corta y orejas bastante pequeñas y redondeadas. Sus ojos son grandes, redondos y muy separados, siempre son azules y muy brillantes.

El pelaje del gato himalayo es largo, muy sedoso y tiene una capa interna densa. Tiene el pelaje largo del gato persa, así como áreas «puntiagudas» en la cara, orejas, patas y cola, al igual que el siamés.

Enfermedades del Gato Himalayo

Como muchas razas felinas, los persas en general, y por lo tanto los del Himalaya, están predispuestos a desarrollar ciertas enfermedades hereditarias.

Desafortunadamente, el gato himalayo es relativamente vulnerable a diversas enfermedades. A menudo sufre de enfermedades respiratorias, debido a su nariz corta, puede ser víctima de problemas respiratorios.

Por la misma razón, no soporta el calor ni la actividad física demasiado intensa. Es decir, que la poliquistosis renal es una de las patologías genéticas de las que puede ser víctima.

Personalidad del Gato Himalayo

Aunque el gato himalayo, está incluido en el estándar de la raza persa, su personalidad se acerca más a la del siamés. En este sentido, encontramos el carácter del siamés en su vivacidad, mientras que su lado suave y tranquilo proviene de la personalidad del persa.

El gato himalayo no es cariñoso con cualquiera; es muy selectivo y solo otorga su amor a las personas en las que confía. Sin embargo, con aquellos que se han ganado su corazón, se encariña felizmente. Los gatos de esta raza son muy cercanos a sus dueños.

Asimismo, también son sensibles y no se sentirán cómodos en entornos ruidosos o hogares ocupados. Más bien, están hechos para vivir en un ambiente tranquilo con gente tranquila.

El cuidado del Gato Himalayo

El gato del Himalaya, debe bañarse cuando esté sucio, pero tenga especial cuidado al secarlo. Para ello, utilice un secador de pelo lo más silencioso posible, sin alcanzar una temperatura demasiado alta. Esta será una herramienta eficaz para la salud y la belleza de su gato.

Si su gato parece odiar el agua, también puede usar toallitas secas o champú en seco. Es muy importante prestar atención al cuidado integral de su cabello. Por otro lado, es muy conveniente que un profesional corte cíclicamente el pelo de esta raza de gato.

Junto con los ojos, también debe estar atento a la higiene de sus oídos y sus dientes. Use una gasa esterilizada e insértela con cuidado en el oído una vez al mes, para eliminar cualquier residuo de cera.

En cuanto a los dientes, encontrarás productos muy diferentes en el mercado, pero es más recomendable el uso de pasta de dientes. En última instancia, es cierto que esta raza felina es más exigente de cuidar que otras, pero merece la pena disfrutar de una mascota con un carácter amistoso, tranquilo y sociable.

2

No Responses

Write a response